Después de unas semanas de vacaciones, en las que he aprovechado para viajar a Barcelona y Moscú así como para preparar algunas escapadas futuras que bien pronto espero relataros, Soviet Russia vuelve poco a poco a la actividad.

Por ahora quisiera recomendar encarecidamente, a todos aquellos que viváis en la Ciudad Condal o tengáis ocasión de visitarla hasta el próximo 21 de Noviembre, la exposición ‘Rusia, siglo XX’ que podéis ver en el ‘Museu Marítim’. En ella podréis descubir la Rusia real, no la que aparece en los libros de historia sino la que vivieron sus gentes, gracias a una selección de más de un centenar de cuadros y otras piezas provenientes de la colección de Dolores Tomás Silvestre, quien, durante más de treinta años, ha ido rescatando del olvido miles de obras de pintores rusos desconocidos por el gran público.

Rehuyendo del arte oficialista de la época soviética, esta muestra nos permite conocer como era la vida cotidiana del país de la mano de artistas que quedaron silenciados por las circunstancias políticas e históricas. De los cinco ámbitos en que se estructura la exposición: naturas, figura, costumbrismo, paisaje y realismo socialista, sin duda alguna me quedo con el fidedigno retrato de la vida diaria de esa época y los increíbles paisajes con sus espectaculares cielos; pinturas, todas ellas, que rompen con los tópicos de un país gris, frío y desolador.

Huerto de sandías de Víctor Patrin